• No results found

“Irurac Bat” : Las conferencias políticas de las diputaciones vascas durante la Restauración (1874-1923)

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2024

Share "“Irurac Bat” : Las conferencias políticas de las diputaciones vascas durante la Restauración (1874-1923)"

Copied!
50
0
0

Bezig met laden.... (Bekijk nu de volledige tekst)

Hele tekst

Paradójicamente, las juntas no atacaron el espíritu y la práctica del orden centralizador y propuesto. Una de las primeras medidas tomadas por Bordet fue el nombramiento de una comisión para abordar la modificación del Fuero, compuesta por diez diputados caracterizados por su carácter liberal y fuerista. Por otro lado, la Junta Especial de Álava –órgano consultivo y auxiliar de la Diputación Foral encargada de preparar las reuniones de las Juntas– se opuso al acuerdo de conferencias y lo defendió.

Otra disposición aclaró que los acuerdos tanto del Consejo Provincial como de la Comisión Provincial son exigibles.

Los primeros obstáculos contra ei sistema concertado

Respecto a la primera cuestión, cabe destacar la clara aceptación de la ley por parte de los políticos vascos. Buena parte de la especificación de la nueva normativa provincial fue la Real Cédula de 13 de diciembre de 1882 sobre las competencias de los diputados.

Hacía la normalización

El Ministro de Hacienda intentó suprimir la Escuela Normal de Álava, pero fue inútil por la influencia de los senadores Juan Manuel Urquijo y Genaro Echevarría que lo impidieron. Permitieron que floreciera la amenaza que se cernía sobre la Diputación. Uno de los primeros favores de Estanislao Urquijo a los delegados. Durante los dos primeros años de la década de los 80 se produjeron concertadas negociaciones, cuando la Comisión de Hacienda de la Diputación Foral de Álava intentó solucionar lo más rápidamente posible la cuestión de los créditos que Gipuzcoa y Vizcaya tenían por los anticipos para la instalación de la diócesis vasca. La conferencia celebrada en Bilbao en noviembre de ese año fue aprovechada por la Diputación Foral de Álava, que volvió a reclamar el pago pendiente de las fortificaciones realizadas en Laguardia durante la última guerra civil. Para ello se creó un comité especial. fijado. Se reunió con el Ministro de Hacienda gracias a la mediación de los senadores en activo Urquijo y Echevarría.

En carta del Marqués de la Alameda al vicepresidente Alejandro Sangrador, afirma que el ministro "si hace algo en favor de alguien, que sea para los señores Urquijo y D. Genaro".^'^ A partir de febrero de 1885 , se celebraron conferencias, porque se acercaba el momento de las negociaciones, y se celebraron en Bilbao, San Sebastián y Vitoria. El tema más polémico fue la postura respecto a los Fueros: los comisarios de Bizkaia la defendieron. Derogaron la ley de julio de 1876 y volvieron al régimen foral anterior, frente a guipuzcoanos y alaveses, que proponían un rente. Normas provinciales que puedan ajustarse a la vigencia de la ley derogatoria. Y no sólo congelaron la cuota alavés, sino que el Concierto también fue considerado un sistema respetuoso. cuidadoso con su forma de gestionar los asuntos económicos y administrativos. trativo, con duración indefinida y con descuentos en distintos conceptos para gastos generados por servicios dependientes de la administración vasca, como carreteras y cobros.

Archivo de la Cámara de Consejos de Guernica, régimen provincial Para conocer la esencia de las negociaciones, puede utilizarse el testimonio -del libro ya citado- de Pablo Alzóla, uno de los miembros más activos de la comisión gestora del concierto (a pesar de la satisfacción general). Si bien los comisionados intentaron reabrir la cuestión del Fuero, el gobierno se limitó a recordar la disposición transitoria de la ley provincial, que. Se respetó la autonomía de los consejos provinciales coordinados en materia económica y administrativa.

Las relaciones de las Diputaciones durante la última década del XIX

Como habíamos visto en el mes de enero, Álava dejó de pagar, manteniendo los cinco conceptos generales y el mismo importe que la primera renovación. Archivo del Territorio Histórico de Álava, Sr. Chávarri, quien animó en todo momento a mantener el diálogo y la búsqueda de una posición intermedia entre los deseos de las Diputaciones Forales y las posiciones de la Hacienda central. Sin embargo, el gobernador suspendió la determinación citando un artículo de la ley provincial que le permitía suspender los acuerdos del Consejo Provincial.

La prolongación de la guerra llevó al gobierno a pedir cooperación a las tres provincias aumentando las cuotas establecidas. La división entre las tres provincias no fue proporcional, sino justa: Vizcaya pagó poco más de la mitad y Álava menos de una séptima parte. Los días 3 y 4 de enero de 1900 los comisionados de las Diputaciones Provinciales se reunieron en San Sebastián y acordaron luchar por la preservación de la disposición transitoria de la ley provincial que protegía los poderes tradicionales en materia económica y administrativa.

La intención de la reforma del ministro Fernández Villaverde era sanear el fisco obteniendo fondos a través de ganancias sobre el patrimonio mueble, en lugar de los impuestos tradicionales, especialmente al consumo. Mientras tanto, uno de los miembros más importantes e influyentes de la familia Urquijo en Madrid, el senador por Álava Luis de Ussía Aldama, Mar. Y también se decidió recaudar a través del Tesoro Público los impuestos sobre los naipes, el azúcar, la achicoria, los derechos de timbre y algunos fijados en la ley de servicios públicos.

Las diputaciones vascas tras ei cambio de siglo

Este fue un ejemplo de la autorización concedida por la Diputación al Marqués para construir un puente sobre el río Nervión, que discurre por Llodia, para conectar la fábrica de “La Cerámica” con la bobina. En la primera década del nuevo siglo concedió muchos favores. Otros dos marqueses de Urquijo acudieron a la comisión de asuntos generales de la corporación alavesa, que se encargaba de la construcción del asilo provincial. Durante la construcción del asilo, los locos residían en el Asilo de Santa Águeda, y eran visitados cada año por una comisión de la diputación provincial encargada de informarles de su estado. Nuevamente el marqués Urquijo fue el principal mediador en las negociaciones entre el estado y la diputación provincial ^^ Por orden (R. O. 14.IV.1914), el estado asumió el apoyo directo de las escuelas de profesores. , que contó con casi doscientos alumnos en el curso además de profesores alaveses.

Los diputados alavés pidieron al diputado de Cortes por Amurrio, Luis Urquijo Ussía, que se informara sobre el tema. Muy significativa fue la respuesta del Ministro del Interior en una carta dirigida a Dato: “aunque creo que es lamentable. Este fue el caso de la continuación de las obras ferroviarias que cruzan Navarra, Álava y Guipúzcoa.

Esta decisión de impedir el embargo ordenado por el Estado fue una muestra de la fortaleza y alcance que adquirió la Diputación Foral de Álava durante la recuperación, gracias al apoyo económico de una gestión financiera propia y segura. Chillida escribió una carta al senador José María Zavala, al marqués de la Alameda y al todopoderoso Segun. El Consejo Provincial, a través del senador Estanislado Urquijo Ussía del Gobierno, solicitó la suspensión de la modificación del timbre en el proyecto de presupuesto general del Estado.

De la primera fue la petición de ayuda de la Diputación Foral de Guipúzcoa a la de Álava, para que el Gobierno derogara un decreto {R. D en medidores de agua. Finalmente, con motivo de la aprobación del proyecto de la Mancomunidad (R. D. 18.XII.1913), que permitía la unión de varias diputaciones provinciales.

La crisis de la restauración y las diputaciones vascas

El marqués de Urquijo, que tuvo gran influencia en la explotación telefónica y llegó a ser presidente del consejo de la compañía telefónica en 1924, fue llamado a cooperar para agilizar la gestión de la red telefónica alavesa, que delegó en el marqués de Amurrio. En esta última idea reside la razón profunda de la resistencia a la regulación: la posible reducción de competencias autonómicas, especialmente en el aspecto relacionado con el concierto. También relacionado con esta cuestión estuvo el problema de la regulación de los médicos permanentes en las provincias vascas, que era una preocupación común de las tres diputaciones forales y que finalmente se resolvió en el bienio 1917-1918.

A lo largo de 1920, José María Unda, presidente de la provincia de Álava, dominada y presidida por los carlistas, escribió varias cartas a Luis Urqui. Y en el supuesto caso de que no se mantuviera la intangibilidad del concierto, propusieron negociar al respecto después de una reunión de diputados. ^^ Posteriormente, gracias al famoso decreto del Marqués de Cortinski, el proceso de solución del problema de los accesorios , como veremos a continuación. Tras una entrevista en Madrid con Cambó, las diputaciones provinciales se reunieron en Bilbao (20.IX.192l) y decidieron recurrir ante el Tribunal Supremo el pago obligatorio de las sociedades anónimas de acuerdo con la real orden de 1 de septiembre.^ declaraciones en su contra.

Con motivo de las negociaciones en defensa del Concierto, se publicó un folleto que contiene la audiencia, los antecedentes y notas adicionales del expediente sobre la inexigibilidad del aporte. reparto de beneficios a determinadas empresas con el título “En defensa del Concierto Económico. Un mes después de la suspensión de las garantías constitucionales y la implantación de la censura de prensa, proclamada en junio de 1917 por el nuevo gobierno de Dato, en la siguiente reunión de las Diputaciones Forales Vascas, que tuvo lugar en Vitoria, las comisiones manifestaron. En la nota oficiosa, enviada a los diputados a Cortes y a los senadores, y a petición de los diputados alaveses, se hacía una especial mención al respeto a la unidad de la patria, que cumpliría los deseos autonómicos de las Diputaciones Forales Vascas deben proteger y los Ayuntamientos.

La propuesta aprobada fue rechazada por las diputaciones provinciales de Guipúzcoa y Vizcaya, mientras que Álava ni aprobó ni se mostró en desacuerdo con el proyecto elaborado por Alcalá Zamora.'^ La postura alavesa fue consecuencia del triunfo de la campaña foralista llevada a cabo por el periódico La Libertad. , que sirvió de portavoz de las ideas de los aliados de A. Durante la Restauración sobrevivieron algunos restos de la formalidad perdida en 1876, como la costumbre de reunirse con los comisarios de las tres provincias, y en ocasiones también de Navarra, para tratar asuntos supraprovinciales.

Referenties

GERELATEERDE DOCUMENTEN